¿Qué más debería saber?

Por su bien y por el de su bebé, es importante que se cuide especialmente bien durante el embarazo. Siga estas indicaciones básicas: 

  • No fume, no beba alcohol ni consuma otras drogas. 
  • Descanse lo suficiente. 
  • Lleve una dieta saludable. 
  • Medicamentos de venta sin receta médica 

Los medicamentos de venta sin receta médica se suelen considerar inadecuados por sus efectos potenciales sobre el feto. La mayoría de los médicos recomiendan no tomar ningún medicamento de venta sin receta médica, pero su médico le puede facilitar una lista de los que considere que son seguros durante el embarazo. Asegúrese de hacerle a su médico todas las preguntas que tenga sobre los medicamentos (incluyendo los remedios naturales, los suplementos y las vitaminas). 

Cambios físicos del embarazo

El embarazo puede causar una serie de cambios molestos (pero no necesariamente graves). Entre ellos, se incluyen los siguientes: 

  • Náuseas y vómitos, sobre todo en las etapas iniciales del embarazo 
  • Hinchazón de piernas
  • Varices en las piernas y en la zona que rodea a la abertura vaginal 
  • Hemorroides 
  • Acidez y estreñimiento 
  • Dolor de espalda 
  • Cansancio 
  • Pérdida de sueño 

Si usted experimenta uno o más de estos cambios, ¡no está sola! Hable con su médico sobre formas de aliviar sus molestias. 

Cuando su cuerpo esté atravesando cambios físicos que pueden ser completamente nuevos para usted, no siempre le resultará fácil hablar con el profesional de la salud que lleva su embarazo. Tal vez se esté preguntando si puede tener relaciones sexuales o qué debe hacer con las hemorroides o el estreñimiento, o tal vez le preocupe el parto. 

Es posible que se sienta incómoda o violenta al hacer estas y otras preguntas, pero es importante que las haga; recuerde que su profesional de la salud ya habrá escuchado antes todas esas preguntas. Lleve un registro actualizado de las preguntas que vaya teniendo y llévela consigo en cada visita.

Seguridad alimentaria

Cuando esté embarazada, también es importante que evite las enfermedades transmitidas por los alimentos, como la listeriosis y la toxoplasmosis, que pueden ser de riesgo vital para el feto y pueden causar anomalías congénitas o abortos. Los alimentos a evitar son los siguientes: 

  • Los quesos blandos sin pasterizar (a menudo llamados «frescos»), como el queso feta, de cabra, Brie, Camembert y el queso azul 
  • Jugos, leche y sidra no pasterizados 
  • Huevos crudos o alimentos que contengan huevo crudo, como la mousse y el tiramisú 
  • Las carnes, los pescados o los mariscos crudos o poco cocidos 
  • las carnes procesadas, como los perritos calientes y los fiambres (deberían estar bien cocidos) 
  • Evite también comer tiburón, pez espada, caballa gigante, blanquillo, emperador y filete de atún (patudo o de aleta amarilla). El pescado y el marisco pueden ser una parte sumamente saludable de la dieta de una mujer embarazada porque contienen los beneficiosos ácidos grasos omega-3, muchas proteínas y pocas grasas saturadas. Pero los pescados antes señalados pueden contener concentraciones elevadas de mercurio, una sustancia que puede lesionar el cerebro en proceso de desarrollo del feto. 

Vacunas

El médico le puede recomendar algunas vacunas durante el embarazo. La vacuna antigripal puede frenar los problemas relacionados con la gripe en las mujeres embarazadas, que se exponen a un mayor riesgo de presentar problemas provocados por esta enfermedad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) recomiendan ponerse la vacuna antigripal durante cualquier etapa del embarazo. Las mujeres embarazadas solo deben ponerse la inyección, pero no la modalidad en espray nasal. 

Ahora, se recomienda poner la vacuna DTPa (contra el tétanos, la difteria y la tos ferina o pertussis) a todas las mujeres embarazadas en la segunda mitad de cada embarazo, independientemente de que ya se la hayan puesto antes y de cuándo se la hayan puesto. Esto se debe a que ha habido un aumento de las infecciones de tos ferina (o pertussis), que puede ser mortal en los recién nacidos que aún no han recibido sus vacunas ordinarias. 

COMUNÍCATE PARA MÁS INFORMACIÓN